Relato: Descubriendo nuevas sensaciones



Relato: Descubriendo nuevas sensaciones

Descubriendo nuevas sensaciones


A continuación, les contarè una experiencia , que vivì con un
hombre maduro. Experiencia, que me ha permitido descubrir cosas que desconocia
en mi.


Soy un tipo de 35 años, casado y con hijos.


Soy delgado, tez blanca, 1, 70 mts de estatura. Soy de Chile,
Santiago.


Puès bièn, hace un un año, decidimos , con mi esposa,
efectuar algunos arreglos interiores en la casa. Era invierno y yo, habia
decidido tomarme un par de semanas de vacaciones, que aprovecharia , con el fin
de ahorrar costos, de contratar un maestro para efectuar los arreglos y ayudarle
de algún modo en eso.


Puès, nos recomendaròn a uno.Este, se llamaba Julio y era un
hombre mayor, tenia 58 años y era un tipo muy fornido.Moreno, semicalvo, de
bigotes, panzòn y velludo, en realidad un tipo màs alto que yo, media màs o
menos 1,80.


Bueno, era muy agradable y ademas, el precio que nos ofrecia
nos convenia bastante e hicimos trato.


Los niños, pasaban gran parte del dia, en sus respectivos
colegios y los hibamos a buscar como las 17 hrs. Mi esposa, Secretaria,
trabajaba todo el dìa, por lo cuàl, la casa estaba sola todo el dìa y nos
resultaba màs conveniente asi, para efectuar trabajos.


El dìa lunes siguiente, Don Julio comenzaria los trabajos,
por lo cuàl yo debia comprar los materiales necesarios para ese dìa.


Con mi esposa, nos organizamos de tàl modo, que pensando que
los trabajos llevarian casi dos semanas, ella se preocuparia el dìa antes, de
dejar comida preparada para Don Julio y yo, de modo, que yo, solo habria de
calentarla y servirla para ambos.


Asi fuè, que llegò el dìa en cuestión.


Eran dìas de mucha lluvia en esa epoca acà en Santiago, por
lo cuàl, luego de ir a dejar a los niños al colegio y después de pasar a dejar a
mi señora a su trabajo, me volvia en el auto rapidamente a esperar que llegara
Julio y prácticamente pasabamos encerrrados todo el dìa dentro de la casa, por
el frio y lluvia de afuera.


Los primeros dìas, pasaban de manera rutinaria, mi trabajo
cosistia en ayudarle en lo que necesitace julio y en preparar el almuerzo para
ambos.Era un tipo bastante culto, para su condiciòn de maestro albañil, aunque
de trato rudo, era un tipo muy simpatico con el cuàl se podian mantener
entrenidas conversaciones cada vez que descansabamos o almorzabamos juntos en el
comedor diario de la cocina.


Tanto era asi, que comencè a sorprenderme ansioso por que
llegara la hora del almuerzo y compartir con Don Julio.


No se, comencè a sentir especial placer en servirle a ese
hombre, en atenderlo.Tanto asi, que me esmeraba en preparar la mesa para èl. En
principio, me encontraba muy confundido por aquello, no se, me provocaba una
sensación exquisita el sentirme asi.


Aquella noche, acostados con mi mujer, comencè a darle
vueltas al asunto y tratar de entender lo que me sucedia, todo indicaba que lo
que me provocaba todo eso, era la parte femenina que , dicen, todos los hombre
llevamos dentro. Mientras veiamos televisión con mi mujer, comencè retroaer mi
mente y por ella, pasaban las imágenes de Don Julio, sentado en la mesa, con su
camisa abierta, exponiendo su pecho fuerte y cubierto con abundantes vellos
canos, y me veia , atendiendolo, con especial placer.


Tanto fuè asi, que desarrolle una deliciosa erecciòn de mi
pene, por lo cuàl, ya se imaginaran, tuve que requerir de mi mujer, para
desahogar mi excitación.


Con mi mujer, disfrutamos del sexo de manera muy abierta,
imaginamos situaciones y las fantaseamos en la cama, por lo cuàl, mientras la
penetraba, le pregunte su opinión sobre Don julio, no le extrañò la pregunta,
dado que a menudo hablamos y recreamos situaciones en la cama.


Me decia , mientras la penetraba, que lo encontraba muy
varonil y muy deseable, le pedi que imaginara que era èl quien la poseia en ese
instante, el comentario no hizo màs que excitarnos hasta el paroxismo y acabamos
juntos en un delicioso y prolongado orgasmo.


Al dìa siguiente, mientras me bañaba, decidì disfrutar de lo
que la situación me hacia sentir, asi que, después del ir a dejar mi familia,
volvi rapidamente e inusualmente ansioso de que llegara Julio.


Aquella mañana, me dedique a observarlo de manera distinta,
mientras lo ayudaba, observaba sus manos grandes, su cuerpo macizo.


De repente, me sorprendi tratando de adivinar el tamaño de su
miembro , que se ocultaba bajo su gran barriga y su ancho pantalón.


Para cuando llego el momento del almuerzo, servi la mesa,
sintiendome mujer o por lo menos tratando de sentirme asi.


Mientras preparaba la mesa, mi pene estaba erecto producto de
lo que imaginaba.Deseaba muy intimamente, jugar el rol de mujer sirviendole a su
hombre.Conforme lo imaginaba asi, mi cuerpo era recorrido por deliciosas y
desconocidas sensaciones.


Por vez primera, puse en la mesa, dos copas y servi en ellas,
vino tinto.


LLamè a Don Julio y cuando llegò y se sentò, le servi su
plato de comida con especial atención. Se sintiò especialmente agradecido por la
copa de vino.


Mientras conversabamos, no podia quitar mi vista de su camisa
abierta, y de su cuerpo enorme. Trataba de disimularlo, pero el estado en que me
encontraba , me lo impedia.


Por la tarde, lo ayude a desarmar parte del cielo de una de
las habitaciones, trabajo especialmente sucio, por lo cuàl, a diferencia de
otros dìas, le ofrecì la ducha de mi baño para que se aseara.En principio, no
queria aceptar, pero dada mi insistencia, lo hizo.


Siempre, asumiendo el rol de mujer, que no hacia màs que
excitarme, preparè la ducha para èl, haciendo que el agua tomara una temperatura
adecuada.


El entrò al baño y cerrò la puerta. De pronto, me di cuenta
que no habia puesto una toalla adecuada, por lo cuàl, rapidamente tomè una y se
la llevè.


Golpee la puerta pidiendo permiso para entrar, la habrì , èl,
se estaba duchando con la cortina abierta, por lo cual, pude observarlo
completamente desnudo.


Apenas cerrè la puerta, su imagen se me quedò grabada en la
mente y no saliò de allì nunca màs.


Para el dìa siguiente, ya habia asumido completamente el
juego que todo èsto me provocaba. De hecho, antes que Julio llegara, me fui a mi
dormitorio y de la ropa interior de mi mujer, busque un calzòn sexy y me lo
puse. Fuè tàl el placer que que me hizo sentir la suavidad de la tela, que me di
tiempo de observarme en un espejo y me sorprendi observandome como lo haria una
mujer, desde todos los angulos , viendo como me quedaba la prenda en cuestión.


Me vestì y esperè que llegara Julio. Ese dìa, nuevamente el
mismo juego, el ritual de poner la mesa y servir a mi hombre, solo que èsta vez,
al sentir el calzon que llevaba puesto, mi excitación era mayor. Cuando caminaba
tramos cortos en la cocina, yendo y viniendo, el calzon se me metia entre las
nalgas y era delicioso sentirlo asi.


LLegò el fin de semana, y para mi fuè un fin de semana lleno
de ansiedad por el dìa lunes.


Ese dìa lunes, me sentì especialmente ansioso de que llegar
Julio, ya se me estaba transformando en algo obsesivo sentirme mujer.


Ese dìa, marcaria el inicio de una experiencia nueva.
Curiosamente, ese dìa, el trabajo fuè muy poco, por lo que Julio probablemente
se iria temprano,De hecho, tuve que insistir en que se quedara a almorzar y que
después se fuera.


El almuerzo fuè igual a otros dìas, con la diferencia que ya
no habia apuro por continuar por la tarde.Asi que, ya no fuè una copa de vino,
sino que entre conversación y conversación, nos tomamos una botella entera.


Tàl era el relajo, que habrì otra botella.El alcohol y la
conversación, me hacia sentir muy desinhibido, por lo cuàl, mientras
conversabamos mi mirada ya no era tàn disimulada sobre la camisa abierta de
Julio.


No se, si producto que èl se diò cuenta de eso o algo asi,
pero el hecho que de repente, èl metio una de sus manos hacia su pecho y comenzò
a acariciarlo frente a mi.


Como comprenderàn, entre en una terrible confusiòn, puès no
sabia si lo hacia de adrede o no, pero lo que a mi me provocaba eran miles de
cosas.


Por un instante, me quedè absorto en su caricia mientras
tenia mi copa en mi boca y bebia un sorbo de vino, entonces fuè, que escuche de
sus labios un comentario que me hizo aterrizar…"quieres tocar mi pecho?"……quedè
helado, es màs, se me pasò todo, el alcohol, la excitación, fuè como un balde de
agua fria……Que dice?..le pregunte..si deseas tocar mi pecho..no te
gustaria?...te he estado observando y me miras con deseo.


Mira Julio, no soy homosexual, yo no…..me interrumpio
diciendo, no digo que seas gay, yo tampoco lo soy, pero tù mirada indicaba mucho
deseo por hacerlo. Acercate, tocalo, asi saldras de tu curiosidad…..mire julio,
yo…anda ven, tocalo, entonces se levantò y se puso de pie a mi lado, tomò mi
mano y la llevò a su pecho.


Bastò el solo sentir mis dedos entre su abundante vello, para
nuevamente sentir mi cuerpo electrizado. Te gusta?....se que te gusta……no
respondi nada, solo atinè a mover mis dedos en su pecho, a mover mi mano
acariciando su torax.


Julio , de pie, moviò la silla en que me encontraba sentado,
de modo, que quedè justo en frente de èl. "Yo tampoco soy homosexual, me dijo,
pero igual soy un hombre dispuesto a vivir nuevas experiencias, a mi edad,
tambien tengo mis fantasias."


Entonces, apartò mi mano de su pecho y habriò el resto de los
botones de su camisa, sacandola completamente de su pantalón.


Me tomò ambas manos y las puso en su cuerpo, anda, tocame a
tù gusto, disfrutame. No se, si por el tiempo y las ganas acumuladas en èste
juego, pero el caso es que acariciè su pecho completamente con ambas manos,
conforme lo hacia, me sentia muy erotizado, asi es que, no pasò mucho rato en
que sin dejar de acariciarlo, comencè a besarle la barriga peluda con mis
labios.El sabor salado de su cuerpo, el olor a sudor masculino, me puso a mil
por hora.


Entonces el me dijo: Habre el pantalón y observa lo que tengo
para tì. Sin dejar de besarle y lamerle la barriga, habrì el cinturón y baje el
cierre del pantalón, èste cayò al suelo, quedando solo en calzoncillos. Muy
despacio, comencè a bajar el calzoncillos, hasta que aparecio ante mis ojos, su
miembro semirrecto.El olor que emanaba de èl, me volvio loco, màs aùn al
escuchar de su boca: "Ya putita, chupame la pichula y ponla dura, que te harè mi
mujer de verdad".El comentario, me indujo a hacerlo, nunca habia tenido otro
miembro que no fuera el mio en mis manos, lo tome con ambas manos y me deleite
observando como su forrito hiba de atrás hacia delante mientras lo masturbaba,
el ruido, producto de pequeñas gotas que afloraban por la punta, que hacia la
piel, me calentò mucho, entonces acerquè mi boca y comencè a chuparle la pichula
como fuera de mi.


La cocina se estaba impregnando de olor a miembro masculino,
la chupaba , la lamia a todo su largo y se le habia puesto durisima.


Me puse de pie, sin dejar de pajear su pichula con una de mis
manos, lamia su cuerpo, entonces èl, muy excitado,me susurrò: Quieres que te
haga mi mujer?, le respondì ya totalmente fuera de mi:Si..hazme tù mujer.


Termino de sacarse toda sus ropas, quedando completamente
desnudo y me dijo, vamos a tù cama, quiero culearte en el mismo lugar en que te
culeas a tu mujer. Afuera llovia a cantaros, tomè sus ropas en mis manos y el me
pidiò que lo siguiera, sin antes asegurar las puertas de la casa.


Cuando lleguè al dormitorio, èl estaba tendido en la cama,
observar su cuerpo grande y completamente empelotas, con su pichula muy parada,
me dijo:"Quitate toda la ropita putita, te quiero sin nada encima". Como
hipnotizado, le obedecì, sin dejar de mirar su cuerpo moreno y grande y por
sobre toso, sin dejar de observar su pichula erecta.


Cuando estuve completamente desnudo, el bajo la mirada y
observo mi sexo erecto, sonriò y me invito a que me acostara a su lado.


Lejos de lanzarme encima de èl, como deberia haberlo hecho,
dada mi calentura. Me recostè a su lado , asumiendo completamente el rol de
mujer, sentirlo asi, me calentaba y deseaba que fuera eterno ese momento.


El tenia el brazo extendido, por lo cual, me recoste a su
lado, suavemente, como acurrucandome a èl.


En esa posición, me abracè a èl, poniendo una de mis piernas
sobre las suyas y con la mano que me quedaba libre, lo acariciè.Era tàn
exquisito sentirme asi, suya, dispuesta, como una mujer real, dispuesta a
satisfacer a su hombre.


En esa posición, comencè a besarle el torax, sus brazos, su
cuello, mientras mi mano se apoderaba de su pichula.


Entregado completamente a mi papel femenino, mordi el lóbulo
de su oido y por vez primera lo llamè "papito".Hazme tuya papito…….entonces, de
manera muy espontanea, mi boca encontrò la de èl y lo bese suavecito en la boca
al principio, pero al cabo de un rato, nos besabamos apasionadamente.


Me acostè sobre èl, como la haria una mujer, con las piernas
abiertas, como era màs alto, en esa posición, su pichula quedaba justo detrás de
mis nalgas. Mientras me refregaba a su cuerpo, lo besaba y el roce de su pico en
mi poto me parecia exquisito.


Cual mujer caliente, me movia sobre èl, haciendo que mi
pichula erecta, se refregase contra su panza velluda, lo besaba, lo mordia
suavemente. En un instante, el me agarro el poto con sus manos grandes y me lo
apretò diciendome: Me voy a comer ese potito de putita que tienes, ya veras como
lo hago.


Yo estaba como en un trance, me movia sobre èl como jamas
imagine hacerlo sobre un hombre. Lo mire a los ojos y mientras me apretaba el
poto con sus grandes manos, le dije que me hiciera suya, pero que fuera
delicado, puès mi ano era virgen y no estaba seguro, aùn deseandolo tanto, que
pudiera resistir su pichula en èl.


El me respodiò diciendome,: No te preocupes bebè, serè muy
delicado y paciente con tu culito.


Entonces, me volteò, haciendo que mi cuerpo quedara de
espaldas en la cama, cual mujer dispuesta, habri mis brazos a los lados,
entregada por entera a su amante.


Julio comenzò a besarme el cuello, luego mis tetillas, esa
caricia, de solo imaginar que eran senos de mujer, me hizo arquear el cuerpo
sobre la cama.


Succionaba mis tetillas hasta hacerme sentir dolor, luego fuè
bajando por mi vientre hasta llegar a mi pico, pequeño en comparación al suyo,
pero igualmente excitado y parado.


Lo manoseo un rato y casi me hizo estallar al sentir que me
lo chupaba, a tàl punto, que le roguè que se detuviera, pues me encontraba tàn
excitado, que estaba a punto de de eyacular y lo que deseaba era brindarle
placer a èl, como su mujer.


El me tomò por las caderas y me volteò completamente,
quedando de guatita sobre la cama, en la pared, al costado de èsta, tenemos un
enorme espejo, el cual me permitia observar todo lo que me hacia.


Creì estallar de extasis, cuando senti su boca en mi poto, en
mis nalgas, cuando sentì sus manos habrir completamente las nalgas y sentir su
lengua en mi ano.


Mirandome al espejo, le movia mi trasero de manera lujuriosa
y lasciva , mientras lo sentia chuparme y succionar.El placer que me hacia
sentir cada vez que me hechaba su helada u abundante saliva, me volvia loco.
Nuevamente lo sentia succionar, no pude dejar de estirar un brazo hacia atrás y
hacer presion sobre su cabeza, de modo de hacerle ver el placer que me regalaba.


Su lengua, gruesa, poco a poco hiba entrando en mi ano, luego
volvia a chupar y nuevamente su lengua me entraba allì.


Eso asi mi putita, me decia al verme mover , te gusta
verdad?...entonces sentì que hecho abundante saliva en mi ano y comenzò a hacer
presion sobre el agujero con uno de sus dedos.


Me quedè quieto, pues sus dedos eran gruesos, lentamente su
dedo fue entrando en mi y conforme lo sacaba, lo bañaba en saliva para volverlo
a meter màs profundamente.


Cuando sentì que su dedo habia entrado todo, parè mis nalgas
haciendo presiòn sobre el dedo. El me animò diciendome: Si putita, muevete asi,
haz que salga y entre en ti.


Como en el paroxismo, el dejo su dedo quieto y era yo, quien
movia el poto, de tàl modo, que su dedo entraba y salia.


Le sugerí que fuera al baño y trajera de allì una botella de
aceite para bebes, se levantò y la trajo.Despues de verte un poco sobre su dedo
y mi ano, su dedo ya lubricado se sentia exquisito.


Estuvo entrando y saliendo de mi por bastante rato, hacia
movimientos circulares con èl, mientras lo hacia, me besaba tiernamente las
nalgas.


Por fin llegò el momento en que me hiba a poseer, me pidiò
que me pusiera en cuatro pies, dispuesto, le obedecì, podia ver todo a travez
del espejo.Observè que èl se acomodaba detrás mio, de rodillas y pude observar
su esplendida pichula balancearse entre sus piernas.


Tomo la botella de aceite y vertio una buena cantidad sobre
mi ano, empujandolo con su dedo hacia dentro de èste, luego, romo su pichula en
una de sus manos y la embetuno completamente con aceite.


Cuando estuvo listo , me pidio que me relajara completamente
y que a cuando èl hiciera presiòn, yo hiciera fuerzas con mi ano, como si fuera
defecar.


Tomò su pichula y me hizo sentir la cabezota en mi culo, con
una mano la afirmo allì y comenzo a presionar, el dolor que sentì estuvo a punto
de hechar por tierra mi sueño, pero estaba decidido a soprtarlo todo.


Mordiendo con mi boca la almohada , soportè el inmenso dolor
de la penetración, fuè cuando sentì su cabezota dentro mio, se quedò quieto un
momento, acaricio mis nalgas de manera tierna, como sabiendo el dolor que
sentia, pero poco a poco, mi ano se fuè acostumbrando a ese pedazo de carne.


Me dolia , pero ya no tanto, entonces el nuevamente hecho màs
aceite en su pichula y conforme pasaba el dolor, comencé a moverme despacito
contra èl, haciendo que pacientemente, su pichula entrara, cada vez, un poquito
màs en mi.


No se, si producto de su excitación o que, de pronto el me
tomo por las caderas y empujo fuertemente, haciendo que su pichula se metiera
toda, pues pude sentir sus testículos golpear mi poto.


El empujon y la sensación que me hizo sentir, al penetrarme
tàn profundamente, me hizo sentir que me ahogaba, se quedò quieto un buen rato
acariciando mis nalgas.


Atravez del espejo, me podia ver en esa posición, muy
profundamente penetrado y mi cuerpo se veia pequeño al lado de ese tremendo
hombre.


Cuando el sintiò que el tiempo era prudente, me afirmo por
las caderas, con ambas manos y comenzo a sacarla suavecito para nuevamente
volverla meter despacito.


Ya no sentia dolor, comenzo a moverse rítmicamente.


De nuevo comencè a erotizarme, como en trance,.El, se apoyo
en la cama con sus brazos extendidosm de modo que su cara quedò justo al lado de
la mia.


En esa posición, comenzo a culearme suave y rítmicamente,
mientras su boca me besaba el cuello y el oido.


Ya no sentia dolor, sino, un extraordinario placer, de
sentirme poseido de esa forma, lo sentia tàn adentro mio y nuevamente el
sentimiento de mujer comenzo a inundarme.


Mi boca, busco la suya, besándonos , mordiendonos. Le decia a
ÈL: "papito rico, muevete asi".


Sentir su aliento ardiente en mi oido, su respiración
masculina y escucharlo decirme: " Tienes tu chorito tàn apretadito bebita", casi
me hace terminar , pero no era asi lo que yo tenia planeado.


Le dije :"quiero sentirte encima mio papà", entonces,
suavemente me saco la pichula de mi ano y me voltee, me levantò las piernas y
las puso sobre sus hombros y nuevamente puso la punta y empujo profundamente.


Cuando lo senti todo adentro, le pedi que me bajara las
piernas, entonces, se apoyo de nuevo con sus brazos en la cama y yo le rodee con
ambas piernas completamente.


De ese modo, mi pichula quedaba aprisionada entre mi cuerpo y
su barriga.


Cuando comenzo a moverse, el roce que hacia su cuerpo sobre
mi pico, hizo que se me parara completamente.


En esa posición, lo abracè con mis manos, y mi boca quedo
justo frente a su pecho.Lo bese allì, lo mordì y cada vez me apretaba màs a
èl.El entraba y salia de mi rítmicamente, entonces comencè a decirle: "aaaa
papito rico..asi, hazme una guaguita, llename de tus leches mi amor."


El comenzo a moverse màs rapido y eso hizo que me volviera
como loco, "siii papito rico, dejate ir", entonces clavandomela fuertemente, me
hizo sentir sus chorros ardiente de semen muy adentro mio y espontáneamente
comencè a eyacular yo tambien bajo su barriga.


A partir de ese dìa, yo seria su mujer. Por el resto de dìas
en que èl estuviera en casa, cuando yo le sirviera el almuerzo, me pondría ropas
intimas de mi mujer y siempre estaria dispuesta a darle satisfacción a mi
hombre.


Demas està decir, que aquella semana, me culeò de diversas
formas.


Hasta el dìa de hoy, lo recuerdo con cariño y tambien con
mucha pasiòn, nunca màs he vuelto a tener sexo con otro hombre, por lo que me
excita mucho pensar, que solo fuì mujer de èl.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Descubriendo nuevas sensaciones
Leida: 20692veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























relatos eroticos de incesto con mi suegrarelatos gay mi sobrinito en el ranchosexosintabues relatosrelatos eroticos si mi marido me viera asiIncesto con la abuela relatadosrelatos eroticos abuela relatos eroticos mi esposa se embarazo de mi tioLos mejores relatos eroticosfontanero pornfollandome una putahiy qujero q mi papa m desvirhue relatis cidtosviole a mi madre dormida relatosrelato xxx mi vecinita naranjas me folle a javiera por el culo relatoRelato erótico con mi abuelami tía anal relatos eróticosmi hijita de 9 añitos relatoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoWww.de relatos de incesto y amorfilialme folle a mi sobrinas historias eroticasRelTos eroticos el abuelo me ayuda con la tarearelatos hermanitas y vecinitaRelatos mi suegro le rompió el culorelatos eroticos arrimon en estadioRelatos eroticos orgias familiabdlol.ru historia de mi familiaIncesto con la abuela relatadosrelato erotico nene culoncitorelatos porno de infidelidadesrelatos eroticos el asilorelatos de sexo tios y sobrinasrelatos eroticos incesto gratishistorias porno gratisbdlol.ru abuelito aprovechdoRelato porno cuando mi nabo se bambolea 5Relatoseroticos mi tia borrachatriple penetracion pornoRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezsoy la puta de mi familia relatoen el metro relatorelatos mi sobrina de 5 xxxrelato lesbi seduge a mi hijaIncesto con la abuela relatadosAbuelito aprovechadoeroticos cordobadescargar Pelicula porno DE hijo no te hagas del rogar cojemeRelatos de amorfilialtías madurasplaya porno gayrelatos porno triosRelatos eroticosrelato porno sodomizando a mi suegrarelatos pornos le como la conchita a mi hijitami hijo y mi sobrino me penetraron dormida parte 3 juegos muy pornocuentos eroticos me acoste con mi mama y mi pafrastroRelatos eróticos me folle a la hija de mi mujerrelatos mi hermana se desnuda para mipeliculas porno puritanasRelatos incesto hijarevista porno gay viejos lecturarelatos de me coji ai vecinita y a la hijits chiquititaporno nuriarelatos folladas de tias con sobrinosfollando a su pequeña bebe relatos eróticostomasito relatos pornorelato para evitar expulsen a mi hijo di mi culoIncesto con la abuela relatadosrelatos de tríos lesbianasmi hermano la tiene gorda relatos pornoComunidad erótica jugando con mis sobrinitasrelatos porno, trasbesti se siente prenadasexo con poniRELATO GAY CON CAMIONETEROrelatos de anal doloroso xxxviole a mi hermana casada porno relatos primera vez analfolle el culito a mi hija de diez años relatos pornorrelatos en mi familia practicamosel incestorelatos con mi padrastrome coji a mi hijaRelatos eróticos internadoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelato