Relato: Superputa castigada a pollazos



Relato: Superputa castigada a pollazos

SUPERPUTA CASTIGADA A POLLAZOS (continuación de "Mi hermanana
se hizo superputa")


Resumen del relato anterior: Un hermano resentido y vengativo
descubre que su hermana es puta de lujo y la chantajea para humillarla y
follarla a cambio de no decir nada. Después del polvo, incumple su promesa y
llama a un amigo para joderla a dúo.


Aquel sábado de locura iba a pasar factura a Cristina. Por un
lado, tuvo que abandonar el trabajo de puta de lujo en la agencia porque si cada
servicio que su hermano pidiera le iba a costar 450 euros de su bolsillo estaría
pornto arruinada. Decidió montárselo por su cuenta, con un anuncio en revistas
guarras. A su hermano Ramón le había molado tanto la follada que quería repetir
cuanto antes pero él y su amigo Diego se llevaron un chasco cuando se enteraron
que Cristina se había ido de la agencia. Empezaron a hojear todos los anuncios.
Sería muy difícil dar con ella, había demasiadas putas anunciándose. Estuvieron
una semana buscando, seleccionando, descartando, se gastaron tanto en teléfono
que su cabreo les dominaba. Hablaban de cómo se iban a vengar cuando la
cogieran. Un día, el padre de Diego, el charcutero del pueblo, escuchó esta
conversación entre su hijo y Ramón:


- Tío, tu hermana me las va a pagar en carne. Lo juro. Se la
voy a meter hasta que reviente.

- No, hasta que vomite semen. Se va a enterar esa golfa. Mira que jodernos el
chollo...


El padre de Diego, Don Diego, no daba crédito a lo que oía.
Más allá de las palabrotas de su hijo, entendía que hablaban de la hermana de
Ramón, Cristina, aquella buenorra que se fué del pueblo, lástima, era uno de los
pocos placeres que tenía, ver aquella chiquilla moverse tan excitante le revivía
la picha. Pero la trataban de puta y eso no lo entendía.


- Oye, escucha: "Estudiante modosita y cariñosa tomará
lecciones: francés, griego, tailandés... llama grandullón".

- Vaya mierda, llama tú que yo me he gastado un pastón.


Don Diego se quedó pensando: "Grandullón" era un término que
usaba mucho Cristina. Se lo llamaba a él, que era amigo de su padre. Tal vez esa
putita fuera la cría de sus sueños.


- Comunica. Mierda, no tengo más ganas ni más pasta. Que la
den.


Don Diego estaba empalmadísimo. Aquello le había puesto
cachondo como no sucedía en mucho tiempo. Esperó a que su hijo se fuera y tomó
la revista para llamar. Forzaría la voz, no quería que le reconociese:


- Hola, soy Linda, ¿quieres compañía grandullón?

- Si. ¿Como eres? Quiero saber si eres joven.

- Soy joven, mucho. Todavía estudio.

- Dime algo de tu cuerpo.

- Soy rubia, de estatura media, delgada pero con mis cosas y un lunar en el
costado que te encantará besar.


Caray, ese detalle era revelador. Don Diego había visto sólo
una vez a Cristina en bikini, en un pantano pequeño cerca del pueblo pero
recordó que tenía un lunar en el costado porque pensó que le gustaría borrárselo
con la polla.


- ¿Cuanto cuestas?

- Un servicio completo son 150 euros. Si desea...

- No, está bien. Un completo estará bien.


Don Diego había visitado la ciudad varias veces para
servicios de este tipo y sabía cómo funcionaban. Su hijo y el hermano de
Cristina habían hablado de ella en plan zorra y hasta creyó entender que Ramón
se la había trajinado. Se fue a ver a su amigo, Don Eulogio, padre de Cristina
para contarle la verdad. Le habló de la conversación de Ramón y Diego y del
anuncio y de la llamada de teléfono. Don Eulogio estaba blanco, no hablaba, solo
decía: "Para esto le dimos de todo...". Estaba decepcionado, que digo, más que
eso, de hundido pasó a estar enrabietado y encorajinado.


- La muelo a palos, Diego, la mato.

- Eulo, amigo, te acompaño que eres capaz de hacer una barbaridad.


Tomaron el tren a la ciudad aquellos dos hombres maduros,
Eulogio de 62 años y Diego de 59. Alto, delgado, chupado el primero, calvo y
gordo el segundo, el grandullón, Don Diego. Tras comer poco bebieron bastante en
la sobremesa, dos copas de coñac y un anis. Hablaron de la niña, lo decente que
siempre había sido, que qué le habría pasado en la ciudad, que porqué la tía
Casi no advirtió nada... y entonces Don Diego se propasó fruto del alcohol:


- Pero Eulo, con una potra como ella los tíos las quieren
engolfar, compréndelo.

- Diego, que es mi hija.

- Pero te salió buenona ¿o no?

- ¿Buenona? Es una cría, no hables así que estás casado, coño

- Una cría buenona, si, ¿casado? mi mujer es fea y tu hija guapa, mi mujer....
puajjjjj tu hija tiene un culazo de impresión.

- Diego, ya sé que tiene un buen culo ¿crees que estoy ciego? pero es mi hija y
tienes que respetarla

- Oye Eulo, cuando te follas una puta en el club de la 203 ¿piensas que se le
debe un respeto?

- No, es sólo una puta.

- Pues ahora tu hija es sólo una puta. ¿Por qué la vas a respetar? ¿Te respeta
ella o ensucia tu apellido?


Esta conversación increíble fruto de lo bebidos que estaban
hizo trempar a Don Eulogio. Su hija le ponía cachondo desde que cumplió 14 años.
Había observado que Diego, su amigo, también miraba a su hija. Le soltó de
golpe:


- ¿Te pone cachondo Cris?

- Eulo, es tu hija ¿no? - y se empezó a reir como si fuera un chiste

- Diego, a mí sí me pone cachondo


Don Diego calló y serio, en voz baja, le comentó:


- Eulo, amigo, es normal. Si no me engañaron mis oídos tu
hijo se la ha tirado. ¿Por qué castigarla a golpes si podemos castigarla de otra
manera?

- De qué manera amigo

- A pollazos. Las putas sólo entienden de eso. Cuanto más duro, mas castigo
¿verdad?


Se bajaron del tren con un plan: presentarse en el
apartamento de Cristina y castigarla follándola duro. Llamaron a las 21:30 como
estaba previsto y abrió una criatura preciosa. Rubia (teñida), menuda, vestida
con una bata de cama de raso que dejaba entrever un liguero y una sonrisa que
iluminaba un rostro precioso que al momento se tornó oscuro:


- ¡PAPÁ!


Sin esperar invitación abrieron la puerta y pasaron.


- Hija ¿eres puta? ¿es eso?

- Papá.... yo.... es un error (decía a punto de llorar)

- Claro que es un error: tuyo. Diego, átala.


Don Diego sacó una soga del bolsillo comprada durante la
tarde y empezó a atar las muñecas de Cristina.


- ¡Papá, que pasa! ¡Desátame Diego, por favor!.


La operación fué tan rápida que Cristina no pudo reaccionar.
Al momento estaba con un pañuelo en la boca sin poder gritar y cuatro manazas
callosas portándola hacia el interior.


- Aquí estará bien, parece cómodo, dijo la voz de su padre.


Era el sofá y la descargaron como un fardo. Su padre la tomó
por la barbilla obligándole a mirarle. Era una mirada de furia, de... deseo
incontrolado.


- Te vamos a follar, Cristina. Por puta y nada mas que por
puta. Te va a doler porque no seremos suaves ¿entiendes? Te lo has ganado a
pulso, ninguna hija mía golfea sin recibir su merecido.


Las manos del gordo, Diego, ya habían empezado a tocar a la
chica mientras Eulogio hablaba. Le palpaba el culo porque era lo mejor pero paró
cuando Eulogio le dijo a Diego:


- Eso después, primero la porculizaré yo.


Eulogio colocó a su hija encima suyo, sentada en su polla con
la espalda tocando su pecho. En esa posición, las manos del padre tenían acceso
completo a las tetas de la hija. Las aplastó, las apretó, las pellizcó con
fuerza sin atender a los gritos ahogados y pataleo de la hija. Eulogio se
acercaba al oido de Cristina y le decía:


- Te trataré como a una perra, no me das pena. Tienes un
cuerpo de campeonato, golfaza, estas hecha para follarte y tu padre y su amigo
quieren probarte antes de irnos a la tumba ¿verdad Diego?

- Claro Eulo, pero déjame que le quite el pañuelo, seguro que esa boquita sabe
hacer mas cosas que quejarse.

- Cómele la polla a Diego, Cris, hazlo o me enfadaré


Y mientras le decía esto le pellizcaba muy muy fuerte un
pezón. Cristina sentía un dolor como jamás había sentido y lloraba y no
reconocía en aquel bestia que la torturaba a su padre pero entendía que si no
obedecía el dolor aumentaría. Hizo señas con la cabeza.


- Adelante, Diego, va a colaborar. Le conviene o este
pellizco no será nada con lo que te haré si gritas o le muerdes.


Diego le quitó el pañuelo lleno de mocos de la boca y
Cristina lloraba y se quejaba:


- Basta, no sigais, papá, no me hagas esto.


Don Diego se había sacado la polla y la meneaba delante de la
hija de su mejor amigo que agarrada por los hombros y con las manos atadas a la
espalda nada podía oponer. El padre obligó a la hija a inclinarse sobre su mejor
amigo y este dirigió su pene fofo y pequeño a la boca de la niña quien no tuvo
mas remedio que tragárselo. Chupó y chupó mientras el padre empujaba la cabeza
de su hija por detras y azotaba el culo de Cristina. Al principio fué una
palmada. Estaba cojonudo ese culo, pensó, luego una azotaina dura y seca que
sacó un grito de dolor a Cristina, después eran ya azotes con toda la palma
extendida. Cristina gritaba pero la polla del viejo gordo había crecido y
ocupaba casi toda su boca ahogando sus quejas. El padre sacudía azotainas al
culo ya rojo de su hija mientras el amigo gordo, con la polla encajada en la
boca de Cristina iniciaba un movimiento de mete y saca despacio, sientiendo
todas las paredes de la boca de la chica en la punta del capullo. Estaba
caliente y húmeda, empapada de saliva. Todo un goce. Con ojos encendidos de
depravación le decía:


- Quien te iba a decir que te dejarías follar por tu padre,
si se enteran en el pueblo lo guarra que eres te nombran cerda mayor de las
fiestas jajaja.

- Para ya que me vas a ahogar cabrón.


El gordo tenía sujeta a Cristina por la cabeza y la barbilla
y atada como estaba no podía librarse, así que Don Diego la oprimió contra sí,
la nariz de la chica se hundió en la barriga peluda y sudada del gordo sin
dejarla levantar la cabeza. Cristina se ahogaba y le daban arcadas mientras el
calvo y gordo amigo tocaba con su garrote la garganta de la chica. Hilos de
saliva salían por las comisuras de los labios y Eulo intervino:


- Déjala respirar, so bestia.


El gordo soltó la presión y Cristina apartó la cara tosiendo
y escupiendo. Su padre seguía azotando ese culazo y Cristina pedía clemencia:


- No lo volveré a hacer, de verdad... (lloraba e imploraba)
pero dejad de pegarme por favor.

- Esto no es nada furcia, cuando te encule sí que te va a doler.

¡ZAS! otro azote en mitad de la nalga.

- AYYYYYYY!!!! basta, por Dios, duele mucho....

¡ZAS! ¡ZAS! dos azotes más muy pero que muy fuertes. Eulogio, el padre, se había
sacado la polla del pantalón y se pajeaba lentamente, muy lentamente con la
izquierda mientras sacudía otro azote con su manaza derecha grande y callosa de
trabajar el campo.¡ZAS!

- AYYYYY AYYYYY AYYYYYY Noooooo ya basta..... lloraba Cristina

- Esto me pone duro, Diego, estoy a punto. Me la voy a empalar, Diego, ayúdame.


Don Diego hubiera querido seguir con la mamada pero su amigo
era el padre y en ese asunto mandaba, así que tuvo que sacar su pollón de la
boca de Cristina a la que había vuelto a obligar a chupar. Cuando Eulo hablaba
de empalar se refería a poner a la chica por encima de su polla, vertical y
soltarla, ensartándola con fuerza y crudeza. Era algo que no se dejaban hacer ya
las putas pero su hija no podía elegir. Diego cogió a Cristina por los sobacos y
la colocó encima de Eulogio que estaba sentado. Este a su vez la sujetaba firme
por las caderas, entonces ambos la izaron y comprendió qué querían: La iban a
ensartar en aquella polla dura y larga de su padre. Eulogio fué más lejos:


- Por el culo, Diego, por el culo.

- Eulo, amigo, por ahí duele mucho ¿estas seguro?

- Hazlo ¡ya!


Alzada como estaba poca oposición podía ejercer así que
cuando su padre la dirigió por las caderas hacia su rabo duro este entró en el
ano como una lanza rasgando la piel. El grito fué fuerte hasta que Diego le tapó
la boca con las manos. La estaba empalando su propio padre, la subía a pulso por
el culo y la dejaba caer. Cada caída era dolorosa, le desgarraba, lloraba,
gritaba mientras Diego la axfisiaba con las manos. El padre sólo decía:


- Te rompo el culo para que te acuerdes de esto cada vez que
te sientes jejejeje


La culeada era atroz, una y otra vez subía y bajaba sobre la
polla del padre impulsada por unos brazos huesudos pero fuertes de labrador del
campo. El amigo de la familia, el hombre que había jugado y cuidado de Cristina
cuando era pequeña jaleaba:


- Eso es, Eulo, móntala, que sufra y sienta un buen rabo en
el ano, rómpela, traspásala... ¿cuando me toca? estoy deseando darla por culo yo
también...


El padre bufaba ahora, la culeada era cansada de tanto subir
y bajar los 45 Kg. de su hija, así que decidió cambiar de postura y agujero.


- Diego, amigo, mantén abierto ese agujero que yo me abriré
paso por el otro.


Sin mas que decir, como si estuvieran perfectamente
coordinados los dos hombres maduros se situaron en posición, el padre tumbado en
el sofá debajo de la hija maniatada a la que pusieron a cuatro patas y el amigo
del padre en cuclillas apuntando su tranca al ano de la chica. Iban a hacerle un
sandwich. El padre empezó a presionar sobre el chocho de su hija para que
entrara la picha, el amigo gordo se esforzaba en introducir su polla por el
culito castigado de Cristina. Como un dúo sincronizado, empezaron una follada a
golpe de pollazos. Cristina sentía sus agujeros profanados y le dolía porque no
estaban siendo cuidadosos, sino violentos.


- No por favor, parad, me duele, dejadme que no diré nada...

- Claro que no dirás nada, putita, estamos haciendo lo correcto. Un par de
machos como nosotros damos marnafa a una zorra caliente que quiere polla.

- Papá por favor, tu no puedes hacerme esto...


El padre metía su polla entera en el coñito de su hija a
golpe de riñones una y otra vez y cuando la polla salía del chocho el rabo de
Diego entraba en el culo. Mete saca infernal que no acababa una y otra vez coño
y culo sentía los trozos de carne entrar y salir como martillos pilones. Mucho
duró el traca traca y los viejos no paraban, estaban gozando como cerdos y se lo
decían a Cristina:


- Eulo, que hija mas guarra tienes. Estaría sodomizándola
todo el día.

- Diego, amigo, no tienes edad para eso pero es verdad, nena, estás riquísima...
OHHHH... ¿sientes eso? Es mi polla entrando y saliéndote.

- Viejos asquerosos, os odio...


A Cristina le caían lágrimas por las mejillas mezcla de dolor
por la cabalgada brutal y pena porque su padre y el amigo de siempre fueran sus
violadores. El gordo cabrón estaba culeando a Cristina en cuclillas mientras el
flaco le clavaba la polla por el chocho. El gordo fué el primero en cansarse así
que se levantó y le metió la polla a Cristina en la boca obligándole a mamarla.


- Cómeme la polla puta de mierda.


El padre en cambio bombeaba frenéticamente, había cogido el
ritmo y no quería parar, estaba obteniendo tanto placer que ya no le importaba
si era su hija aquella niña a la que taladraba. De vez en cuando obligaba a Cris
a mirarle a los ojos para sentir sus gestos de dolor y odio.


- AHHH AHHH toma, toma, puta, so puta, AAAAAHHHH cómo me
gusta esta clavada golfa... UHHH Dios, AGGGG toma y toma mas, que tengo para
darte hasta que revientes, zorrona, mira que engañarme.... OHHHHHH qué bueno, me
vas a vaciar los huevos pero por Dioooooooss AHHHHHH que buenooooooo por dios
que te mato a pollazos...


Burrada tras burrada Don Eulogio sentía un placer infinito y
un gustito en la polla que le impedía hablar seguido sin gemir de gozo. El
primero en correrse entre grandes estertores fué Diego, soltó su semen
directamente sobre la cara de Cristina a la que caían grumos de lefa por las
cejas y mejillas.


- AHHHHH... crema de cara para putas jajajajaja


Mientras escurría las últimas gotas sobre la carita de angel
de la chica sonó ¡ZAS!, de repente Eulogio soltó un cachete sobre las nalgas de
su hija.


- Cabalga, potra, cabalga....


A base de azotarla incitaba a Cristina a llevar el ritmo
porque él se había cansado. La niña comenzó a moverse a ritmo de mete saca sobre
el palo tieso de su padre. En cinco minutos estaba Don Eulogio berreando como un
cerdo de matanza mientras se le escapaba a chorros el semen que manchaba el culo
y la espalda de su hija.


Exhaustos, sudorosos y en pelotas estaban aquellos tipos de
62 y 59 años que se acababan de zumbar a una joven de 17 años, hija del mas
mayor. Tomaban aire repirando hondo porque el ejercicio les había dejado KO. El
gordo cabrón habló primero:


- Eulo, ¿que tal si tu hija nos hace un pase de modelos?
recuerdo lo burraco que me puso cuando salió mojadita del pantano. Llevaba un
bikini amarillo medio transparente y me masturbé tras un arbusto.

- Diego, amigo, eres un pervertido. Yo la prefiero cuando montaba en bici y se
le subía la falda... ummm tengo ganas de mear.


Entonces Don Eulogio hizo algo inesperado. Se levantó y
apuntando su polla sobre Cristina empezó a mearla encima, tumbada en el sofá
como estaba. Ella reaccionó al contacto con los orines pero su padre descargaba
una larga meada como si de una manguera se tratase.


- La estoy duchando Diego. Le quito el semen de encima.

- ¡Dios! que.... no me mees hijoputa, para cabrón...


Ni la cara se libró de la orina de Don Eulogio. Cuando acabó
volvió a sentarse.


- Si tienes ganas, prueba tú. Se queda uno como nuevo.

- Eulo ¿porque no nos la quedamos? Podríamos emputecerla nosotros. Le sacaríamos
partido y además, cuando estuviéramos cachondos nos la follamos y punto.

- ¿Tu y yo?

- Y los hijos. Ellos nos ayudarían. La tendríamos cuidada todo el día y a
disposición de cuatro pollas toda la noche.


La humillada, violada y bejada Cristina se largó de la ciudad
temiendo nuevas visitas de su padre y hermano. Continuó ejerciendo la
prostitución y temiendo que si volvía al pueblo los degenerados de su familia la
emputeciesen como había escuchado que decían. Para su desgracia, acabó de puta
de barra americana en el 203, cuando adquirió unas deudas que al no poder pagar
la obligaron a ejercer para un proxeneta dueño de varios puticlubs de carretera.
El proxeneta rotaba las putas de un club a otro pero con Cristina hizo una
excepción porque su primo se lo pidió como favor. El primo era enemigo de Don
Eulogio y lo hizo para vengarse por lo que se aseguró que Don Eulogio se
enterase que su hija se prostituía en el km.203. Lo que ese imbécil no sabía era
que eso permitió al padre, hermano y amigos follar a placer a Cristina noche
tras noche. Siempre había alguien que quería mojar con aquella niña del pueblo
metida a puta, todos conocidos, los machos de su familia y también los amigos
del padre y del hermano. Hasta amigos de su juventud y un ex-novio la jodieron
como burros, siempre tratándola mal, insultándola y pidiéndole hacer marranadas
que no se lo hubieran permitido otras putas. Triste destino para una chica de
provincias con aspiraciones.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Superputa castigada a pollazos
Leida: 20525veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



























desvirgue a mi hija de 10 relatos Relatos eroticos gratis mi mama se hace la dormidarelatos eroticos en su cocina contra la paredsoy la esclava de mi padre relatosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatogays ensartaldo relatosrelatos de sexo incestoRelato erotico con la ahijada bañandoseRelato de unibersitaria su perro le cojeporno intrigarelato erotico (mari mar 4)sexo con el papa de mi novio relatorelato porno con el albañilconfesiones eroticasmi tio ne embaraza relatos eroticosIncesto con la abuela relatadosxxx relatos bebitasporno anal con animalesrelatos eroticos mis hermanitas de 8historias eroticas de nenas de 10 gratisrelatos porno dormiditarelatos porno con sirvienta madura mulata porno con enanapornorelatosrelatosporno estaba sola en casa y llegaron los ladronesRelatos eroticos gratis madre le hace el beso negro a su hijo incestomulatos desnudosme coji a mi primarelatos eroticos me cogio el albañilporno con enanoenano se folla a mama relatoespiando primael porno mas extremoRelatos de incesto durmiendo con mí hija de ocho añosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoViole A Mi Sobrina Relatosrelatos gays me violo mi tio bien borrachorelato erotico bañando la niñera de mis hijas 2http://googleweblight.com/?lite_url=http://bdlol.ru/relato39450_Intimidades-inconfesables-entre-Madre-e-Hija..html&ei=5m9GuwLs&lc=es-419&s=1&m=280&host=www.google.com.br&f=1&gl=ar&q=Relatos+de+sexo+mama&ts=1530930315&sig=AIvIYWKNkqoUfF-FNNGVRIYlBSnaul_nzArelatosporno el albañilRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysRelatos gays el picaron nenefollar mariconesmadres follando con amigos de sus hijosputas embarazadas follandorelatos porns con obrerosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos heroticos elculo de mamaRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezsuegras salidasrelatos erótico pequeña zorritarelatos exóticosrelato mi vecinito Incesto con la abuela relatadosrelatos eroticos preñadaincesto y amor filial cuentos y relatosrelatos sexuales infiel con un maduroCojida salvaje con una madura relatosrelatos eroticos infiel en la fiestaviole a mi hija jugando relatos eroticoslaurita la hija de mi amigo relatos pornorelato porno m culie al hjo d m amigo geyRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos de incesto padres e hijas casadasrelatos follando noche de bodasrelatos espiando ami mamáRelato de amorfilialrelatos de incestos lesvicos pornoRelatos pornos de mí abuela 2relatos hot suegroleer relatos eroticos de colegialas con fotosrelatos porno con mi abuela culona relatos gay mi tio y su pollonRelatos eroticos cochinaditashistorias hot entre hermanastrosrelatos porno de cuñadasRelatos hombre hetero penetrado por primera vez por transexualesRelatos eroricos largos el despertar sexual de mi mamahttp://googleweblight.com/?lite_url=http://bdlol.ru/relato16761_Mari,-mi-vecina-caliente.html&ei=v_HQ0jQm&lc=en-VE&s=1&m=192&host=www.google.com&f=1&gl=ve&q=Relatos+eroticos+mi+vecinita+era+una+nina+y+usaba+faldas+sin+pantis&ts=1526046368&sig=APs-2GxCIZotIef281teu0McJSkEzEySzwrelato porno comprasrelatos eroticos amigas